El hombre que instante

En esta larga reclusión me he acordado mucho de aquella película de los años 90 'Atrapado en el tiempo', en la que el actor Bill Murray vivía de forma permanente en el tradicional día de la marmota en Estados Unidos. Nunca el tiempo había impuesto su rígida tiranía con una aplastante monotonía ante la que me ha sido imposible oponer resistencia al ser imposible escapar de los límites físicos de mi casa, excepto para las compras indispensables como todo el mundo. Y todo ello inundado a diario por el seguimiento informativo de la crisis sanitaria, tal vez excesivo y que ha llegado convertirse en una obsesión. Con esta perspectiva, la insoportable rutina se torna incluso en sublime y terminas abrazando la bendita cotidianidad como la gran virtud que te confiere la vida. No hay mal que por bien no venga y con ellos en este tiempo hemos reforzado nuestra particular piña familiar y mejorado nuestra convivencia, no exenta de conflictos inevitables con tanto tiempo juntos. Nuestra gran preocupación todos los días era, sin duda, mi madre y abuela de mis niños, que a sus 90 años sigue aferrada a la vida con una vitalidad encomiable en una residencia de mayores.

La cultura del café en Italia

Suele ser un local pequeño con una barra y con, como mucho, tres mesas para sentarse. En general fault grandes lujos. Tomar el café afuera de casa no suele ser gravoso.

1005100610071008100910101011